Un equipo internacional de astrónomos de Francia, Italia, Gran Bretaña y Australia han descubierto una galaxia desconocida hasta ahora que rompe el récord de cercanía con respecto al centro de nuestra Vía Láctea. Los científicos la han llamado galaxia enana de Canis Major (Can Mayor), porque es en esta constelación del cielo donde podemos encontrarla.

Según las mediciones realizadas, la citada galaxia enana se encuentra a unos 25.000 años luz del Sistema Solar, y a unos 42.000 años luz del núcleo de nuestra Galaxia. Tanto ella como la galaxia enana de Sagitario, descubierta en 1994 y hasta este momento la que se consideraba más próxima a nosotros, están colisionando contra la Vía Láctea.

El descubrimiento, efectuado gracias a una reciente revisión del cielo en luz infrarroja llamada 2MASS (Two-Micron All Sky Survey), también sugiere que la Vía Láctea está haciendo crecer su propio disco mediante la absorción de pequeñas galaxias satélite.

La observación a través del espectro infrarrojo ha permitido mirar a través de las nubes de polvo presentes en el disco galáctico, y ver lo que hay detrás de ellas. Hasta ahora, la nueva galaxia enana permanecía oculta tras este polvo denso.

Más en concreto, la pequeña galaxia fue detectada por la actividad de las estrellas gigantes de tipo M que contiene, estrellas frías y rojas que brillan de forma especialmente brillante en el espectro infrarrojo. Observándolas en sus posiciones relativas, es posible hacernos una idea del aspecto que tiene la galaxia, ya que las demás estrellas que posee no son visibles.

La galaxia enana de Canis Major está en proceso de desmembración debido a la atracción gravitatoria de la Vía Láctea. Muchas de sus estrellas, de un total de apenas 1.000 millones, están siendo llevadas hacia las afueras del disco de la Vía Láctea, donde se quedarán, y algunas quizá incluso pasarán cerca de nuestro Sol.

El fenómeno que estamos presenciando no es raro. Los astrónomos piensan que las grandes galaxias del Universo, como la nuestra, alcanzan sus grandes proporciones debido a la asimilación de otras galaxias más pequeñas que se hallan en su vecindario. Sus estrellas pasan a engrosar los halos que podemos ver alrededor de los grandes cuerpos galácticos.

Los cálculos sugieren que la galaxia de Canis Major podría haber contribuido ya con hasta un 1 por ciento de la masa total de la Vía Láctea. Si esto es así, tenemos una prueba más de que nuestra Galaxia aún está en proceso de formación.

Registrarse Inicia sesión

FUENTE: Registrarse Inicia sesión