Ya me lo veia venir, reformar en conjunto todo el codigo civil y de comercio nunca se pudo lograr, las reformas deben ser graduales...

Y para colmo el poder politico despues de que el proyecto fuera hecho por notables de todo el pais y avalado en parte por la CSJN, despues le cambiaron lo que les convenia.

pesificacion?? no se son 16 reformas que alteran el proyecto original... no se puede jugar con todo, este gobierno manosea todo... no saben el daño que pueden causar obligando a cambiar las legislaciones mas extensas del pais....

El codigo civil fue realizado por velez sarfield en el año 68' luego fue sufriendo modificaciones parciales que iban acomodandolo a la realidad actual... como el divorcio, la mayoria de edad, el matrimonio civil, etc... todas estas modificaciones se pudieron conseguir gradualmente, sin alterar su espiritu y permitiendo una aplicacion responsable de la ley...

Seria un grave retroceso que alteremos el codigo por bloques y de repente, seria como perderlo definitivamente...

Como profesional del derecho siento que estan tomando algo sagrado y lo usan como servilleta...

Buenos Aires.
Como un baldazo de agua fría cayó en el Congreso el cambio sin aviso que introdujo el viernes el Poder Ejecutivo al proyecto de unificación de los códigos Civil y Comercial, que establece la pesificación de la economía, algo que, con muchas diferencias internas, el Gobierno venía discutiendo puertas adentro.
El mensaje de la Presidenta, con los 2.671 artículos, llegó recién ayer a manos de los senadores, pero ni kirchneristas ni opositores fueron avisados por la Casa Rosada de que se avanzaría en ello. De hecho, el diputado ultra-K Edgardo Depetri advirtió la semana pasada que tenía listo un proyecto para “pesificar” todos los contratos pero no lo presentó esperando un guiño de Cristina Kirchner.
El viernes, el Gobierno anunció el envío de la unificación de los dos códigos al Senado, pero no dio mayores detalles (la Presidenta en su cuenta de Twitter dio cuenta de temas como la adopción y el divorcio).

El domingo, La Voz del Interior publicó en exclusiva que el texto mandado por Cristina Kirchner al Congreso habilita a que los deudores de obligaciones en dólares puedan saldarlas en pesos, calculando el monto al tipo de cambio oficial. En principio, y a menos que el acreedor pueda después sortear el cepo cambiario, esto implicaría una pérdida en términos de dólares para el titular del crédito, que sólo podría comprar esas divisas en el mercado paralelo.
En 2011, la Presidenta le pidió a una comisión de notables que trabajaran en la unificación de ambos códigos. El producto final lleva la firma de los jueces de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco y la jurista mendocina Aída Kemelmajer.
Pero el Ejecutivo se tomó varias semanas para corregirlo y le hizo 16 cambios. Entre estos últimos está el artículo 765, por el cual se vuelve al sistema anterior a la ley de Convertibilidad. El texto dice: “Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal, de conformidad con la cotización oficial”.
Un punto clave de este artículo corregido por la Presidencia es que las obligaciones tomadas en moneda extranjera son consideradas como obligación de “dar cantidad de cosas” y no como decía el anteproyecto de Lorenzetti y Kemelmajer, que hablaba de una obligación de dar “sumas de dinero”.
Según economistas consultados, el Gobierno estaría desalentando que se celebren contratos en dólares, ya que llegado el caso un juez deberá considerarlos “cosas” y no podrá aplicar actualizaciones (intereses) como sí pasaría si se celebran en pesos, dado que éstos últimos son los únicos considerados sumas dinerarias.
Desde la bancada que preside Miguel Pichetto, las voces del oficialismo consultadas indicaron que el Gobierno no les avisó de los cambios que mandaría en el anteproyecto de Código Civil y Comercial. Las expectativas estaban todas fuera de la discusión económica, sobre aspectos del matrimonio, la adopción, el divorcio y la inseminación artificial, entre otros tópicos.
“No hemos podido mirar nada, recién hoy entró el proyecto”, dijo un asesor de Pichetto. Además, precisó que primero todos los bloques discutirán si se crea o no una comisión bicameral para analizar el megaproyecto. “Recién allí se hablará de este tema”, explicó la fuente.
Consultada por este diario, la senadora radical Laura Montero (titular de la comisión de Economía), se mostró azorada. “Entiendo que es una pesificación de la economía”, dijo. “Hoy, el deudor tiene que devolver dólares si pactó en dólares o pesos si pactó en pesos, pero con este Código se le estaría permitiendo cancelar en pesos tomando la cotización del dólar oficial”, explicó.
Para Montero, se desprenden varios interrogantes. “Ninguna ley es retroactiva, eso está claro, pero ¿qué pasaría con los plazos fijos en dólares o las cuentas corrientes en dólares? ¿El Banco Central me dará pesos, ya que hoy faltan dólares en la Argentina?”, se preguntó.