¿No has tenido nunca la sensación como de que eres alguien más de quien crees ser?

Cuando un Dalai Lama muere se espera que reencarne pronto con el nacimiento de un bebé en alguna parte del mundo. Creo que antes de morir el Dalai puede, en algunas ocasiones, dar una indicación aproximada de la fecha y lugar en que retornará. Pero lo cierto es que luego de morir unos lamas expertos en la búsqueda de la reencarnación del Dalai -y del reconocimiento de otros lamas- se encargarán por medio de oráculos de determinar el lugar y fecha donde puede aparecer la nueva reencarnación. Luego de obtener estos datos, salen en búsqueda del niño cuando el momento ha llegado. Una vez que encuentran a los posibles candidatos, estos serán sometidos a algunas pruebas para determinar si ese niño es el Dalai, una de ellas consiste en colocar una serie de objetos pertenecientes al Dalai junto a otros objetos que no le pertenecieron, esperando que espontáneamente el niño se dirija hacia aquellos objetos que le debieron pertenecer en la vida anterior.

Lo curioso es que creo que todos nos damos cuenta de que existen en nosotros algunas disposiciones innatas hacia ciertos objetos, cosas, lugares, personas, actividades. Claro, a veces un análisis de estas predisposiciones conduce a hechos pasados en la vida de la persona, pero de cualquier manera, esa asociación no siempre permite explicar la predisposición, es más, los hechos relacionados sólo explican que están relacionados, nada más. Esta relación podría deberse a que en varios momentos una de nuestras predisposiciones estuvo actuando provocando experiencias similares. Es el mismo impulso que manifestándose repetidamente provoca la misma experiencia.

Es curioso ver en el desarrollo de la vida de una persona, algo así como un plan, como una intención. ¿Quién es verdaderamente esa persona que busca ciertos lugares y a ciertas personas, y que se interesa por ciertas cosas? Recuerdo la historia de Boby Fisher el campeón mundial de ajedrez, cuando siendo niño entró en contacto -junto con su hermana- con un juego de ajedrez, y de cómo ese encuentro lo marcó de manera de orientar su vida sólo hacia el ajedrez. ¿Fue ese encuentro lo que lo orientó, o esa orientación ya estaba pronta para dispararse y manifestarse de alguna manera?

Las cosas que ocurren en la infancia marcan a una persona para toda su vida, esto dicen los psicoanalistas. Sin embargo, en el caso de Fisher ¿qué tuvo ese juego que lo marcó para siempre? Porque es entendible que el relacionamiento de los niños con su entorno los marque, pero la cosa cambia cuando es algo sin aparente importancia lo que marca. Es más, es posible que aquellas cosas que nos marcan, lo hagan porque nosotros fuimos tras ellas para despertarnos, para recordarnos.

¿No estaremos tratando de recordarnos continuamente como lo expresaba Platón con su teoría de la reminiscencia? Ahora recuerdo la trama de una película donde un hombre había perdido la memoria como consecuencia de un trauma emocional muy fuerte. Inconscientemente comenzó a frecuentar los lugares y personas asociadas con él en su vida anterior a sufrir el trauma, como buscando recordar lo que no podía recordar espontáneamente. Durante una cura psicoanalítica el sujeto revive en acto lo que no puede recordar espontáneamente. Aquello que no puede recordar lo revela mediante sus actos. De ahí, que las intervenciones del psicoanalista estén orientadas a señalar y descifrar algunos de estos actos, ayudando al analizando a que pueda recordar.

¿Las personas no estarán actuando en sus vidas todo aquello que no pueden recordar, aquello que no puede encontrar un camino a la memoria y a la conciencia? ¿No será que aquello que nos empuja a hacer muchas cosas que no entendemos esté debido a que no recordamos quienes somos?

Claro, este proceso no se da de la misma manera en todas las personas, digamos que podría ocurrir que en algunas personas esa otra persona que trata de recordarse, se encuentre más integrada y necesitada de recordarse. Es posible que la identidad oculta de algunas personas sea más fuerte, esté más formada.

¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu verdadero nombre? ¿Con qué cosas ha estado siempre marcada tu vida?