Comidas poco convencionales...

      • 14
      • mensajes
      • miembro desde
      • 02/09/04
    #1 Comidas poco convencionales...
    Si alguien conoce recetas con caracoles, ranas, ñandues, lombrices, seran bienvenidas.
    El Zapin





    Edito: Tené en cuenta que no se permite el crossposting, por eso Agrego las Reglas del foro respecto al crossposting y publicidad:

    No se permite: Crear temas (threads) o publicar mensajes cuyo objetivo sea realizar publicidad con fines comerciales. Publicidad con fines comerciales Esta regla abarca además, toda publicidad que resulte abusiva y/o malintencionada así como la promoción excesiva de otras comunidades, boards, sitios o páginas personales. Quedan exentos de la aplicación de esta regla aquellos casos previamente autorizados por PsicoFXP - Comunidad Virtual. Por otra parte quienes deseen realizar publicidad sin importar el contenido y forma del anuncio deberán consultar previamente con los Administradores del sitio a efectos de evitar una sanción.

    Realizar crossposting. Crossposting El crossposting comprende la publicación en distintos foros del mismo contenido así como también el postear más de un mensaje con el mismo contenido dentro de un único foro. Esta regla es válida tanto para la creación de nuevos temas (threads) como para los mensajes individuales (post) o links.
    Igual quedó bien el post y seguro muchos van a contribuir con recetas a tu pedido
  1. ¿Este tema te pareció interesante? Compártelo!

    ¿No es lo que buscabas? Intenta buscar un tema similar

    7 comentarios / 55534 Visitas

      • 3,568
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/04/03
    03/09/2004
    #2 Re: Comidas poco convencionales...

    Hola Debora!! perdon no te había dado la bienvenida formalmente.
    Te cuento a mi los caracoles me encantan!!!!!!!!! al igual que las ranas fritas (en Jujuy se pueden comer en el Diqui las Maderas) y alguna vez comí guiso de vibora, sin saberlo obvio, pero su carne era muy tiernita, no se si volvería a comer
    Respecto a otros insectos o bichitos humm no se si me animaría, pero aquí te paso algunas recetas que encontré por la web, y espero te sirvan:


    Arroz con grillos

    Ingredientes
    1 huevo batido
    2 cucharas de aceite
    2 1/2 tazas de agua
    1 cebolla pequeña
    2 cucharas de ajo en polvo
    salsa de soja
    1 taza de arroz
    1 taza grande de grillos
    Preparación:
    En una sartén con el aceite caliente, añadir el huevo, la salsa de soja, el ajo en polvo y la cebolla finamente picada y los grillos. Cuando estén dorados, añadir el agua. Llevar a ebullición. Añadir el arroz. Dejar reposar durante 5 minutos antes de servir.

    Pobrecito los grillitos

    aqui va otra:

    Grillos Cubiertos de Chocolate:
    25 grillos adultos
    Chocolate semi-amargo
    Enjuaga los grillos, sécalos y congélalos por media hora o hasta que mueran. Arranca las patas y, si lo deseas, las cabezas y cocínalos a 250° F hasta que estén crujientes. Calienta el chocolate a baño María hasta que se derrita. Sumerge los grillos en el el chocolate uno por uno y ponlos a enfriar en una pieza de papel encerado.



    Pastel de Frutas con grillos

    1 taza de harina de grillos.
    1/4 taza de pasas.
    1/4 taza de cuadritos de fruta seca (durazno, manzana, dátiles, etc.)
    1/4 taza de agua.
    Esta receta es tradicional amerindia y no incluye nuevos descubrimientos (como la levadura). Es, sin embargo, una barra muy nutritiva, con abundantes proteínas, carbohidratos, azúcares y 2% de grasa (menos que la mayoría de las granolas).
    Mezcla los ingredientes hasta que tengas una masa espesa.
    Estírala en tiras del tamaño de un dedo y ponlas en una charola ligeramente engrasada.
    Hornea a 350o F por 20 minutos o hasta que el exterior esté dorado obscuro y un palillo salga limpio.
    Deja enfriar y sirve.
    Variaciones:
    Agrega 1/4 de taza de Avena y un poco más de agua para una consistencia más parecida a la granola.
    Var. - Utiliza distintos tipos de harina de insecto para variar los sabores.


    Salsa de mariposas

    32 mariposas (cualquier clase no venenosa)
    2 dientes de ajo
    4 chiles jalapeños
    10 tomatillos
    4 cdas de cebolla finamente picada
    Ase las mariposas, ajo, chiles y tomatillos. Licúe todo y adorne la salsa con la cebolla picada.



    Dip de gusanos de arbustos

    5 gusanos grandes
    1 cdta de aceite vegetal
    Una pizca de sal
    1/2 taza de crema
    1/2 taza de yogurt natural
    1/2 taza de queso cottage
    Gotitas de limón
    Fría los gusanos en aceite hasta que doren. Sazone levemente con la sal. El resto de ingredientes, páselos por el procesador de alimentos hasta conseguir una pasta suave. Sírvase sobre tostadas de maíz o pan.


    Pobeshitos , ahora sólo te falta invitar a Marley para que se los coma, porque yo creo que paso...
    Pero como verás, tus pedidos aquí estan...

    Fuente: esta información fue extraida de la siguiente página: Registrarse Inicia sesión

      • 3,568
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/04/03
    03/09/2004
    #3 Re: Comidas poco convencionales...

    Un poco más de info... porque a muchos no les agradará comérselas, pero creo que a todos les intriga no? sería bueno aprender un poquitín:


    ¿Quiénes comen insectos?

    Gran cantidad de animales de todos tipos (insectos, aves, reptiles, mamíferos - ¿el Oso Hormiguero? - y peces) hacen de los insectos parte principal - o única - de su dieta, pero también los humanos pueden hacerlo: según la Biblia, Juan el Bautista se alimentaba de langostas y miel (). Pero también en México hay gran cantidad de insectos o artrópodos que se consumen como platillos gourmet o parte de la comida tradicional. Por ejemplo, los escamoles, jumiles, gusanos de maguey son muy comunes. Los aztecas comían larvas de mosca, en Oaxaca se venden grillos en los mercados. En distintos lugares se comen las hormigas voladores que salen en época de lluvias, llamadas chicatanas en Guerrero y nucú en Chiapas.

    El resto del mundo tiene también muchos ejemplos de esto:

    Japón: Los japoneses han comido insectos como parte de su dieta desde tiempos antiguos. Esta práctica probablemente empezó en los Alpes Japoneses, donde se consumen muchos insectos acuaticos. Hace años, esta región tenía una gran población humana y poca proteína animal; los insectos solucionaron en parte este problema. Si fueras a un restaurante en Tokio, probablemente podrías probar alguno de los siguientes platillos:
    hachi-no-ko - larvas de avispa hervidas.
    zaza-mushi - larvas de insectos acuáticos.
    inago - grillos de campo de arroz, fritos.
    semi - cigarras fritas.
    sangi - gusanos de seda fritos.
    La mayoría de estos insectos son atrapados, excepto los gusanos de seda, que son un producto de la industria de la seda: los gusanos son críados en grandes números por su habilidad de producir seda; una vez que pupan no producen más seda y se utilizan como alimento.

    Algeria - Los nativos de Algeria recolectan grandes cantidades de langostas para utilizarse como alimento; son un recurso valioso para la población pobre. Las langostas se cocinan en agua salada y se secan al sol; no solo se recolectan como alimento, sino que son vendidas en los mercados.

    Australia- Los aborígenes Australianos comen muchos tipos distintos de insectos: en las montañas Bogong se reunen para alimentarse de las polillas de Bogong. Las larvas de ciertos insectos que crecen en las raíces de acacio son comidos crudos o cocidos, y supuestamente saben a almendras. También hay especies de hormigas que almacenan miel en sus abdómenes.


    Fuente: Registrarse Inicia sesión

    y un poquito más....

    Y porqué no comer insectos? que es la entomofagia?

    La entomofagia, o costumbre de comer insectos, posiblemente se produce inadvertidamente en los países desarrollados, pero para muchas personas se trata de una decisión consciente. Las termitas tostadas representan un agasajo codiciado por muchos africanos; las chinches de agua gigantes al vapor son estimadas en Laos, al igual que las chinches tostadas de la madera en México. En Brasil, las hormigas son servidas en una salsa y con curry en Tailandia, mientras en Indonesia los grillos se sazonan y se ponen al vapor envueltos en hojas de plátano. En Argentina, los guaraníes suelen ampliar su dieta con unos riquísimos y gordos gusanos blancos de la palmera fritos (larvas de escarabajos). Alrededor del mundo con frecuencia se consumen insectos como las abejas, las orugas, las cigarras (platillo predilecto de Aristóteles), las moscas, los gusanos, los piojos e incluso los gusanos de seda.

    Mientras la mayoría de los occidentales ya encuentran repulsiva la misma idea de comer tales alimentos, no meditan dos veces para devorar un "hotdog" común y corriente, que posiblemente incluye entre sus ingredientes escroto, cerebro, labios, ojos, hocico, cola y tripas de vaca o cerdo. Una langosta de mar, considerada exquisitez en todo el mundo, es un feo artrópodo de aspecto insectoide lleno de patas, pinzas y antenas. Los moluscos, entre ellos los de tierra, se comen con gran placer en mesas distinguidas, y sin embargo antes de cocinarlos son animales gelatinosos, llenos de baba y por lo general de aspecto blando, humoroso y desagradable. Lo mismo puede pasar si se observa un pulpo antes de cocinarlo. "Nuestra aversión a ciertos alimentos es determinada por costumbres y hábitos —afirma Raffensperger—. Muchos insectos son deliciosos y contienen más proteínas, calorías y grasa que la cantidad equivalente de carne de vaca".

    Contenido proteico de los insectos:

    Efectivamente, el contenido en proteínas y calorías de la harina y otros alimentos preparados podría aumentarse al doble mediante el agregado de insectos, sin sufrir cambio alguno de sabor ni apariencia. De hecho no hay garantías de que la harina común no los tenga ya: los escarabajitos que atacan el trigo en los silos de almacenaje son muy, muy pequeños y se esconden dentro de los granos. A pesar de que probablemente esté muy alejado el día en que los occidentales consumamos pan de escarabajo, los insectos pueden desempeñar un papel significativo en la mejora de la nutrición humana en un mundo donde millones de personas están malnutridas.

    La cosa no acaba a aquí, vamos a dar una mirada a un trabajo producido en los Estados Unidos, de un fanático del uso de los insectos como alimento.

    Insectos y más insectos en los platos de todo el mundo
    ¿Qué será lo que sabrán los aborígenes australianos, los !Kung de Sudáfrica, los campesinos chinos y sudamericanos y algunos conocedores de la alta cocina en Europa que gran parte de Occidente no sabe? Saben que los insectos son una comida magnífica y delicada.


    Los americanos modernos, influenciados por una cultura que se horroriza por la idea de comer insectos, se pierden la oportunidad de disfrutar de los insectos no sólo como comida de buen sabor, sino como una excelente fuente de nutrientes. Los insectos no sólo tienen muchas más proteínas (40 a 50% en comparación con 20% en un bife) que la carne, sino que contando gramo a gramo proveen más alimento y "carne" utilizables que los que provee la carne de vaca o pollo.

    El americano promedio no tiene problema de masticar delicadezas tales como camarones, langostas de mar y patas de rana, pero se asquean sólo con pensar en comerse un saltamontes crujiente. Tampoco tenemos problemas en picotear raíces de cactus y de mandioca, frutos de yuca, frambuesas y moras y tubérculos varios, pero nos apartamos con horror ante la idea de dar vuelta un tronco caído y cosechar unas gordas larvas blancas.

    Sólo por una vez, desconecte las barreras culturales que le impiden comer escalofriantes bichos que se arrastran y déle una oportunidad a los insectos. Se sorprenderá de saber el buen sabor que tienen. Los indios americanos, incluso también los primeros blancos y negros en llegar a colonizar, no tenían esas barreras e hicieron uso en sus mesas de algunos insectos, agregándolos a sus dietas normales por lo menos en una ocasión.

    En su libro "Unmentionable Cuisine" (Cocina innombrable), Calvin W. Schwabe describe la siguiente receta que se preparaba en el Oeste de Norteamérica:
    «Se prepara a las cigarras y saltamontes (o langostas, como las llamamos aquí en Argentina) quitándoles las alas, las patas pequeñas y la parte delgada de las patas más grandes. Luego tiran de la cabeza, arrastrando con ella las vísceras. Estos saltamontes de las Montañas Rocosas se cocinan luego hirviéndolos en agua salada, junto a vegetales cortados en trocitos, manteca y vinagre. Se hierve el preparado hasta que los vegetales estén tiernos. Se sirve como si fuera una sopa espesa, o sobre arroz hervido, como plato principal.»

    Otras sociedades del mundo no tienen tantos escrúpulos respecto a utilizar insectos como alimentos adicionados a su nutrición; a veces como alimento de supervivencia. Por ejemplo en África, como relatan personas que han trabajado en el desarrollo de agricultura en países como Ghana. Cuando se siembra los trabajadores podrían estar un tanto débiles a causa de sus dos pobres comidas diarias, pero afortunadamente las primeras lluvias de primavera estimulan la aparición de termitas aladas, que los nativos juntan y comen fritas o asadas y molidas para formar una nutritiva harina. Esas termitas, muy ricas en proteínas, grasas y aceites, han sido por generaciones lo que ha marcado diferencia entre supervivencia y desnutrición.


    Ghana está en el oeste de África. En el este, los termiteros pertenecen a una u otra familia y se heredan de padre a hijo. Además de las termitas, en esos lugares comen también grillos y langostas o saltamontes, asados o molidos como harina. Dicen que en los comercios de Zimbabwe se venden unos gusanos secos llamados Mopane, que son orugas de mariposa. En Nigeria se producen termitas en cubos, para reserva alimenticia. En el norte de África mezclan huevos de langostas con azúcar y los utilizan en la hechura del pan. También son populares las hormigas y las larvas de escarabajos. En las zonas áridas los africanos recogen los llamados "escarabajos joya", les quitan las patas, los cocinan sobre carbones y los comen como si fueran golosinas crocantes. En Madagascar se hace un festival, una reunión mutitudinaria con juegos y bailes, algo así como un carnaval de Río en el mundo occidental, y se sirven rebosantes fuentes de orugas de escarabajo.

    China tiene una larga historia en el uso de insectos para alimentación y usos medicinales, una tradición que persiste hoy día. Los criadores de abejas de China tienen reputación de ser muy viriles, en parte debido a las larvas de abeja que comen. Ellos dicen que si se las come vivas tienen un sabor cremoso similar al de las ostras.

    En la realeza China comen como plato delicado las ninfas de las cigarras, avispas, crisálidas y hormigas. Las langostas las come la gente común. Hoy en día, las pupas del gusano de seda que ya ha hilado su capullo se comen fritas, previa remoción de sus tripas. En varias partes del país comen escorpiones y libélulas.

    Los países del lejano oriente hacen uso entusiasta de una amplia variedad de insectos como alimento. En Corea y en las Filipinas, los labriegos de las plantaciones de arroz atrapan miles de saltamontes que huyen de la inundación y los asan o agregan a sopas y platos fríos. En Bali, China, Laos, Japón y Tailandia son populares las libélulas asadas; sólo les quitan las alas. En las Filipinas comen escarabajos terrestres y acuáticos, saltamontes, hormigas, grillos, chicharras y larvas de libélulas.

    En la provincia de Guangdong, del sur de China, comen los escarabajos acuáticos y las chinches gigantes de agua. Una chinche de agua similar es popular en Tailandia y se la ha visto comer en la costa del Pacífico, incluso en California, por los inmigrantes de esas regiones.

    En "Unmentionable Cuisine", Schwabe señala que en Tailandia tienen una receta popular compuesta de larvas de abeja en crema de coco, que se llama Mang Non Won. Las larvas son marinadas con rodajas de cebolla y hojas de cítricos en crema de coco con pimienta, y luego se las envuelve en piezas de lino y se las cocina al vapor. Se sirve el preparado encima de un plato de arroz.

    En la isla de Nueva Guinea, en las palmas crecen las llamadas "larva de sago". Se las hace a la parrilla o asadas sobre el fuego directo hasta que se encienden. Además comen larvas de polillas, avispas, libélulas, escarabajos, saltamontes, chicharras, insectos palo y grillos.


    Los aborígenes de Australia tienen un contacto íntimo con la tierra, fauna y flora. Una de sus comidas favoritas son las orugas de una polilla gigante. También comen larvas de escarabajos y hormigas molidas en una pasta con agua, que usan como bebida. También adoran una hormiga llamada Oecophylla, que juntas una especie de miel en sus hinchados abdómenes. Este alimento sirve, también, para calmar la sed.

    Otra comida favorita en base a insectos son las polillas Bogong, que se hallan en grandes cantidades en las montañas en los meses de invierno. En grandes fiestas, las polillas son molidas, amasadas en forma de bolas y asadas en el fuego desnudo. Se las considera exquisiteces.


    En algunos restaurantes de Australia se sirven larvas. El único problema de disfrutar de las polillas Bogong es que alguna toxina desconocida que poseen causa espasmos estomacales, nausea y hasta vómitos a los que participan por primera vez de esta comidas. Se supone que el efecto es similar al de comer el hígado de osos polares, que es extremadamente rico en vitamina A.

    Los habitantes de las tierras altas centrales de Vietnam tienen un interesante método para preparar y comer grillos. Deben ser colocados en una jarra durante veinticuatro horas para que liberen su materia fecal, de gusto amargo. Luego se los coloca en una bolsa de tela, que se cuelga sobre el fuego, para cocinarlos lentamente. Se consumen como bocadillos o junto con un plato de arroz.

    En el Nuevo Mundo, el consumo de insectos no ha estado menos extendido entre las culturas indígenas y los primeros colonos europeos. Los aborígenes norteamericanos hicieron un uso extenso de saltamontes, larvas, cícadas y polillas en su dieta diaria. También consumían hormigas, aunque no tan asiduamente; los saltamontes eran los insectos más consumidos en Norteamérica.

    En México, América Central y Sudamérica tuvieron y siguen teniendo una tradición culinaria que abarca el uso de un amplio rango de insectos. En Ecuador se cocinan unos escarabajos pequeños llamados Cyclocephala blanca junto con cerdo y vegetales. En la región amazónica consumen larvas de cícadas y de cerambícidos (grandes escarabajos con largas antenas). Las hormigas limón se comen vivas, mientras que las grandes hormigas "culonas" se fríen antes.

    En México son muy populares las hormigas y los saltamontes. En la zona sur del país comen las reinas de las hormigas Atta cuando emergen para emparejarse. Según dicen, contienen un 42 % de proteína y tienen muy buen sabor. En Oaxaca usan los "Jumiles"", una clase de chinche olorosa, para hacer una salsa con sabor a menta y canela. Los saltamontes de patas rojas se marinan con jugo de limón, sal y ajíes picantes (chiles), lo que da como resultado un picante plato. En la ciudad de México, se sirven tortillas con gusanos rojos y blancos del maguey.

    De acuerdo a lo dicho por F.H.E. Philippi en 1864, había una tribu en Sudamérica que juntaba escarabajos, que eran secados, molidos y usados como un aditivo picante para las comidas.

    En el Medio Oriente, el consumo de insectos como alimento se puede llevar a las épocas de las historias bíblicas. En Levítico 11:20-23, cuando Dios da instrucciones específicas sobre cómo se debe mantener higiene en las comidas, habla de los insectos. Considera los saltamontes, cigarras y escarabajos buenos para comer. Más adelante, en el Nuevo Testamento, Juan el Bautista vive en el desierto alimentándose de saltamontes y miel.

    Los antiguos griegos y romanos eran conocedores de la entomofagia o consumo de insectos como alimento. Las cigarras y las cícadas eran populares tanto entre los ricos como entre los pobres. Se las comía doradas por el fuego. Las cigarras con miel estaban reservadas a la aristocracia romana. La larvas del escarabajo lucánido o "escarabajo ciervo" (en Argentina pocas veces los vemos, pero son bastante comunes en otros lugares; son cascarudos con pinzas delanteras en sus cabezas) se sumergían en vino y cascarilla de trigo (salvado) durante meses antes de consumirlas en grandes banquetes de la familia real y sus amigos.



    Fuente: Registrarse Inicia sesión

      • 3,568
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/04/03
    03/09/2004
    #4 Re: Comidas poco convencionales...

    sigo con alguna info...

    cómo saber que insectos se pueden comer?


    Hay 1,462 especies registradas de insectos comestibles. Las hormigas tienen un sabor avinagrado, por el ácido fórmico (esto se reduce al hervirlas). Los grillos saben a pollo, las tarántulas tienen abundante carne blanca, de un sabor parecido al salmón. Aunque no son insectos, uno de los animales más frecuentes en los platillos entomófagos (entomofagia es la práctica de comer insectos) son las lombrices de tierra.


    Los insectos se pueden atrapar o comprar; en muchos países los venden las tiendas de carnada o las de mascotas, que los utilizan para alimentar reptiles. Cazarlos puede ser más riesgoso, dada la posiblidad de encontrar pesticidas.

    Sea cual sea el método empleado para conseguirlos, los insectos deben purgarse y lavarse muy bien antes de consumirse. NO consumas insectos si no los recibiste vivos. El primer paso es dejarlos en un recipiente ventilado, del que no puedan escapar (para los que no saltan, basta con untar de aceite unos dos centímetros de el borde del frasco), con verdura fresca durante 24 horas. Después, hay que lavarlos con abundante agua y secarlos. Para matarlos, se utilizan el frío (al congelador por 15 - 20 minutos) o el calor (unos instantes en agua hirviendo). Algunas recetas piden que se les fría vivos - otras, que se les coma vivos.

    Una manera muy fácil de comenzar a consumir insectos es preparar harina con ellos y utilizarla como se utilizaría la harina normal en cualquier platillo. Se puede hacer harina de grillos, lombrices, mariposas o casi cualquier otro insecto.

    Como preparar harina de insectos:
    Extiende los insectos limpios en una charola ligeramente engrasada. Precalienta el horno a 200o F y seca los insectos por aproximadamente 1 a 3 horas. Cuando estén listos, deben estar bastante frágiles y romperse fácilmente. Pon los insectos secos en una moledora y muele hasta que tengan una consistencia similar al germen de trigo. Usa en cualquier receta; la harina de lombriz sabe y huele como tocino seco; intenta espolvorearla en saladas, sopas, pan...

    Fuente: Registrarse Inicia sesión

      • 3,568
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/04/03
    03/09/2004
    #5 Re: Comidas poco convencionales...

    Algunas otras recetas:


    Pan de gusanos del plátano
    Ingredientes:
    1/2 taza de manteca
    3/4 taza de azúcar
    2 plátanos triturados
    2 tazas de harina
    1 cucharita de bicarbonato
    1 cucharita de sal
    1/2 taza de nueces trituradas
    2 huevos
    1/4 taza de gusanos tostados
    Preparación:
    Mezclar todos los ingredientes. Colocar en una bandeja engrasada y cocer en el horno a 350º durante una hora.



    Tacos de hormigas

    Ingredientes:
    2 cucharas de mantequilla aceite de cacahuete
    1/4 kilo de hormigas
    3 chiles finamente picados (ajies)
    1 tomate bien picado
    Pimienta
    Comino
    Orégano
    1 buen manojo de cilantro finamente picado
    Tacos - tortillas
    Preparación:
    Caliente la mantequilla o el aceite en una sartén y fría las hormigas. Añada las cebollas, los chiles, y el tomate, y sazónelos con sal. Espolvoree la pimienta, el comino, y el orégano al gusto. Sírvalas en los tacos y adórnelos con cilantro.

    Salsa de insectos con queso

    Ingredientes:
    1 taza de insectos hervidos (grillos, saltamontes, etc)
    1 caja de crema de queso
    1 cucharada colmada de mayonesa
    1 pimiento rojo asado
    Bastante ajo
    sal y pimienta negra
    Preparación:
    Hierva los insectos (grillos, saltamontes, etc) En una fuente mezcle la crema de queso y la mayonesa. Mezclar bien hasta que consiga una pasta fina y suave. Puede añadir un poco de limón a esta crema para que sea suave, pero no demasiado. Añadir las especias y el pimiento picado muy fino y revuelva bien. Agregue los insectos y poner en la nevera al menos 4 horas antes de servir. Servir con verduras y patatas fritas.

    Nota: Hierva los insectos vivos con un poco de sal y pimienta... y un poco de limón. No use insectos muertos, pues saben horrible.



    Pastel de insectos

    Ingredientes:
    1/2 taza de mantequilla
    1/2 taza de miel
    Una fuente grande de palomitas de maiz
    1 taza de insectos asados (grillos, saltamontes, abejas, hormigas, etc ...)
    Preparación:
    Calentar la mantequilla y la miel lentamente y mezclar bien. Mezclar los insectos con las palotimas de maíz y verter sobre la mantequilla y la miel y remover. Colocar esta mezcla sobre una fuente y meter en el horno durante 10 minutos a 350º. Cortar en trozos pequeños y servir.


    Grillos fritos al curry con arroz

    Ingredientes:
    Arroz
    Curry
    Aceite de girasol
    1 lata de miel de coco
    1 diente de ajo
    Media cebolla
    Chili Peppers
    Distintos tipos de verduras de temporada
    Grillos
    Preparación:
    Cocinar el arroz en una cacerola aparte. Calentar el aceite. Añadir la cebolla y los chili peppers. Freir hasta que las cebollas estén doradas. Añadir el ajo y después las verduras y los grillos y se les da unas vueltas rápidas. Cocinar previamente aquellas verduras que necesitan más cocción. Cuando las verduras y los grillos estén cocinados, se les añade la leche de coco y el curry. Mezclar todo bien y servir con el arroz.

    Hormigas estofadas

    Ingredientes:
    1/4 kg. de hormigas
    1/4 kg. de guisantes tiernos ya cocidos
    1 cebolla tierna
    Sal, pimienta
    30 gramos de mantequilla
    50 gramos de tocino entreverado
    Preparación:
    Se rehoga en una cacerola el tocino entreverado, cortado a trocitos pequeños, con la mantequilla y la cebollita entera. Cuando el tocino empieza a dorarse, se añaden los guisantes y un poco de sal y se les da unas vueltas para se se empapen de la grasa. Se añaden las hormigas, se mezcla bien con todos los ingredientes y se añade pimienta. Al servir, se retira la cebolla.

    Empanadillas de insectos

    Ingredientes:
    1 taza de insectos
    1 cebolla
    2 dientes de ajo
    2 huevos
    1 taza de migas de pan
    sal, pimienta y hot chili
    Preparación
    Triturar todos los ingredientes y mezclar bien hasta formar una pasta suave. Añadir la sal, pimienta y el hot chili. Formar las empanadillas y freir en aceite caliente.



    Goulash (Cocido húngaro) de Saltamontes

    Ingredientes:
    20 saltamontes picados finamente
    2 puñados de musco
    6 ojos de mochuelo
    3 tazas de sangre de pollo
    2 entrañas de serpiente
    3 tazas de gusanos
    Preparación:
    Freir los saltamontes picados con los ojos de mochuelos y las entrañas de las serpientes. Una vez bien cocinados, añadir la sangre de pollo. Cocinar durante 15 minutos. Servir sobre una fuente con los gusanos y adornar con el puñado de musgo finamente picado.

    Saltamontes Gumbo
    Ingredientes para 6 personas:
    1/2 taza de zumo de limón
    1 cuchara de aceite de oliva
    1 cuchara de miel
    1/2 cuchara de gengibre fresco.1 cuchara de mostaza de Dijon
    2 cucharas de distintas especias (perejil, menta, tomillo, albaca...)
    12 saltamontes congelados
    1 pimiento rojo cortado a trozos
    1 cebolla pequeña
    Preparación:
    Mezclar todos los ingredientes en una fuente. Añadir los saltamontes y dejar en el frigorífico este adobo durante toda la noche. Al día siguiente, retirar los saltamontes del adobo, secarlos bien y freírlos en aceite caliente.

    Enchiladas Oaxaca

    Ingredientes:
    20 Saltamontes
    1/2 taza de salsa chili
    sal
    ajo
    cebolla
    1 limón
    1 taza de guacamole
    6 tortillas
    Preparación:
    Poner en remojo los saltamontes en agua durante 24 horas. Cocerlos y después secarlos. Freírlos en una sartén con el ajo, la cebolla, sal y limón. Colocarlos en las tortillas con la salsa chili y el guacamole.

    Y LLEGARON LOS POSTRES!!!!!!!!!!!!!!

    Plátanos flambeados al ron con insectos

    Freir unos plátanos en una sartén untada de mantequilla durante unos minutos. Añadir a continuación crisálidas de mariposa u otros insectos lo suficientemente grandes. Rociar con ron. Hacer flambear muy poco tiempo, lo bastante para cocinar los insectos en el alcohol, y consumir inmediatamente, aún caliente.

    Insectos al chocolate

    Fundir chocolate negro al baño maría con azúcar y un poco de mantequilla. Preparar los insectos, que pueden ser pequeños, como hormigas, o más grandes, como grillos, saltamontes, larvas, crisálidas, etc. Empapar los insectos en el chocolate fundido, retirar y dejar endurecer el chocolate a temperatura ambiente o en el refrigerador. Toda la dificultad está en la composición y la capa del chocolate. Hay numerosas alternativas posibles con chocolate blanco, chocolate negro, con avellanas, etc.




    Galletas de grillos al caramelo a la mexicana

    10 grillos y 100 gramos de pollenta por persona) Saltear los grillos durante unos minutos en una sartén con un poco de mantequilla o aceite. Preparar o comprar minigalletas de pollenta (harina de maíz - una pequeña galleta por persona). Colocar los grillos una vez hechos sobre la galleta. Preparar un caramelo haciendo fundir azúcar y agua en una cacerola. Cubrir los grillos con caramelo caliente, sin tardar demasiado para evitar que el caramelo endurezca. Decorar con discos de kiwi, frambuesas y con crema (crema Chantilly, crema pastelera, o helado de vainilla). Conservar en el refrigerador. Servir fresco con champán o cava.


    Helado de insectos

    Preparar un helado según el método habitual. Existen varios tipos de helados (ver recetario) y cada uno de ellos tiene unas características de elaboración diferentes según los ingredientes. La idea es añadir los insectos en el helado líquido antes de que éste acabe enfriándose en el refrigerador. Servir fresco con los insectos visibles entre el helado. Es de un atractivo efecto decorativo garantizado, con numerosas alternativas posibles: ténébrions en helado de fresa para postre, grillos con o sin larvas en helado muy ligeramente salado,etc.




    Sorbete de grillos
    Introduzca insectos en la receta de su sorbete preferido. ¿Conocían por ejemplo el sorbete dulce de limón con larvas de drosophila, o el sorbete de frambuesas con cochinillas? La cochinilla no es un insecto, pero este pequeño animal se presta sin embargo muy bien, como los insectos, a una serie de deliciosas preparaciones culinarias más o menos elaboradas.




    Pan de grillos

    Existen dos métodos diferentes. Uno consiste en integrar una determinada proporción (que no sobrepase un 25 si se quiere que el pan aumente correctamente) de harina de grillos o insectos en la masa de pan. Otro, más decorativo, consiste en integrar grillos enteros, en la masa de pan, como se hace para el pan con pasas o para el pan con avellanas. Se puede alternar, por supuesto, con otras especies a parte del grillo: pan de langostas, pan de coleópteros, pan de hormigas.


    Pastel de frutas e insectos

    Ingredientes:
    1 taza de harina de grillos. 1/4 taza de pasas. 1/4 taza de cuadritos de fruta seca (durazno, manzana, dátiles, etc.) 1/4 taza de agua.

    Esta receta es tradicional amerindia y no incluye nuevos descubrimientos (como la levadura). Es, sin embargo, una delicia muy nutritiva, con abundantes proteínas, carbohidratos, azúcares y 2 de grasa (menos que la mayoría de las granolas).Elaboración:1. Mezcla los ingredientes hasta que tengas una masa espesa. 1. Estírala en tiras del tamaño de un dedo y ponlas en una cacerola ligeramente engrasada. 2. Hornea a 175º C durante 20 minutos o hasta que el exterior esté dorado oscuro y un palillo salga limpio. 3. Deja enfriar y sirve. Variaciones: Agrega 1/4 de taza de avena y un poco más de agua para una consistencia más parecida a la granola. Utiliza distintos tipos de harina de insecto para variar los sabores.



    Fuente:
    Registrarse Inicia sesión

      • 5,371
      • mensajes
      • miembro desde
      • 09/04/04
    02/09/2005
    #6 Re: Comidas poco convencionales...

    Quien posteo esto?

    Marley??

    No en serio...me daria cosa comer bichos...tienen ese "juguito" blanco a dentro que es un asco.

    Por ahi...a las hormigas las probaria (si estan bien muertas y yo re borracha). Pero gusanos...PUAJJJ

      • 25
      • mensajes
      • miembro desde
      • 26/01/05
    29/03/2009
    #7 Re: Comidas poco convencionales...

    Lumencita, con respecto a este tema, sabes donde esta la lista de los insectos comestibles???? Me gustaria saber aca en argentina que se hace al respecto, y si alguien encuentra recetas con caracoles, especialmente como prepararlos, mejor aun!

    Gracias, y cariños.

      • 4
      • mensajes
      • miembro desde
      • 26/01/09
    30/03/2009
    #8 Re: Comidas poco convencionales...
    Bueno.. aca van algunas recetas, yo me tome el trabajo de juntar, acondicionar, cocinar y probar mis propios caracoles.. son RICOS, pero no una locura tampoco, como dicen en francia.
    Les paso algunos datos mas..
    Lo unico a cambio es que me cuenten como les salen!!!

    El caracol de tierra, o “helix pomatia”, pertenece a la familia de los moluscos. Son Gasterópodos (literalmente, animales con el pie en el estómago) marinos, de agua dulce y terrestres que han adaptado su singular modo de locomoción a un amplio abanico de habitats terrestres y acuáticos, desde las profundidades y las costas de los océanos hasta todas las masas de agua dulce, y de las áreas tropicales a las montañas y los desiertos.
    Lo de comer caracoles, viene de tiempos antiguos. Los romanos los criaban ya, en huertos especiales, a los que llamaban “coclearia”. Sin embargo, el primer comedor de caracoles fue uno de nuestros antepasados de las cavernas, pues contra los que algunos creen, el hombre prehistórico se alimentaba en muchos casos de frutos silvestres, insectos y moluscos. Así en excavaciones prehistóricas es fácil encontrar restos de conchas de estos animales.
    Los famosos "escargots", los caracoles de la cocina francesa, son producto de la cría de caracoles de tierra. Tal es su consumo que es necesario importarlos de otros países y tan apreciada es su carne que se han establecido granjas de cría de caracoles de forma artificial.

    Su preparación requiere de un periodo de ayuno largo y luego purgarlos con harina durante varios días, hasta que su vientre expulse la harina blanca. Pero ahí no termina su adecuación, hay que retirarle las babas o mucosidad, por medio de numerosos lavados con sal y vinagre. Una vez que ya no existe esa mucosidad, estarán listos para cocinarlos.
    Una porción de 100 gramos de carne del molusco tiene 1.7% de grasa, mientras que el pollo tiene 11% y la carne de res 15.4%, por lo que este producto no contribuye al sobrepeso



    Arroz a la alicantina
    Ingredientes para 6 personas:
    - 1 pollo de 1,5 kg - 3 alcachofas - 3 pimientos rojos - 150 g de guisantes - 1 tomate maduro - 1 ñora - 3/4 kg de arroz - 1/4 Kg de magro de cerdo - 6 langostinos - 6 trocitos de langosta - 1 vaso y medio de aceite de oliva - 3 docenas de caracoles - azafrán - 3 dientes de ajo - sal. 45 minutos
    Modo de preparación:
    Se limpia y se trocea el pollo. A continuación se sofríe, y se deja reposar un par de horas antes de preparar el arroz. Después se rehoga el magro y se pone a cocer junto con los caracoles limpios. Se fríen los pimientos, partidos en tiras a lo largo, sacando cuatro tiras de cada pimiento, se dejan enfriar para pelarlos más tarde y se reserva el aceite. En una paella o cazuela de barro, se pone el aceite y se fríe la ñora, cuidando de que no se queme. Después de frita, se aparta, y en el mismo aceite se fríe el tomate, pelado y picado, las alcachofas, los dientes de ajo pelados, y los guisantes. Aparte, en un mortero, se maja la ñora, previamente picada, se añade sal, azafrán y los ajos fritos. Cuando todo está bien machacado, se deslíe con caldo hasta llenar el mortero. En la cazuela, utilizando el mismo aceite, se pone el tomate, las alcachofas y los guisantes. Se sofríe el arroz, removiéndolo constantemente y rociándolo con el contenido del mortero, previamente tamizado. A continuación se le añade el caldo necesario, los trozos de pollo, el magro, los caracoles y los mariscos, colocándolos por encima de forma que sirvan de adorno. Pasados 15 a 20 minutos, se aparta la cazuela o paella del fuego y se deja reposar 5 minutos antes de servir.

    Guiso de caracoles
    Ingredientes para 4 personas:
    - 1 kg de caracoles - 1 cebolla - 1/2 vaso de aceite de oliva - 1 diente de ajo - 1/4 de cucharilla de pimentón - 1 trozo de guindilla - un par de hebras de azafrán - 1 cucharada de perejil picado - sal. 1 hora y 15 minutos
    Modo de preparación:
    Lavar los caracoles muy bien, y cocerlos en agua. Cuando den un hervor, escurrirlos del agua y volverlos a lavar. Se vuelven a poner en otra cacerola, nuevamente cubiertos con agua, se añade sal y se ponen otra vez al fuego, dejando que hiervan de nuevo, escurrirlos del agua y reservar. Picar la cebolla menuda, y los ajos en láminas, y freírlos en una sartén con el aceite. Cuando la cebolla esté transparente, se añade el resto de ingredientes junto con los caracoles. Se añade un poco de agua y se deja cocer a fuego moderado hasta que los caracoles se desprendan fácilmente de la concha. Se sirven bien calientes.

    Caracoles con tomate
    Ingredientes y elaboración:
    Antes de nada, decir que si son caracoles cogidos en el campo, es conveniente dejarlos unos días en casa, dentro de una red o en los recipientes que expresamente para estos, realizan los alfareros, por supuesto sin comida. Esto se hace con el fin de facilitar su lavado posterior. En cuanto a la cantidad, serán aproximadamente 2 kg. para cada seis personas. Como se habrán quedado secos, se echan en agua y se mantienen durante un día entero, logicamente, se les pone una tapadera. A continuación, se les lava 5 ó 6 veces con el fin de limpiarlos totalmente. Una vez lavados, se introducen en una cazuela con agua, sal y una o dos hojitas de laurel. Se dejan hervir, y se les engaña con el fin de que saquen la cabeza. Se corta una cebolla y un diente de ajo en trocitos muy menudos y se sofríe con un chorrito de aceite de oliva. Se les añade tres tomates maduros, pelados y cortados en tozos, más o menos grandes. Se deja unos minutos y se añade jamón serrano cortado en tacos, y unas rodajas de chorizo (aproximadamente 100 gramos de ambos). Se remueven y se añade una guindilla cortada en ruedas delgaditas. Se sazona y se incorpora a los caracoles, que habrán sido escurridos previamente. Se dejan hervir unos minutos con el fin de que los caracoles tomen el sabor de la salsa, y listos para servir. Aconsejamos que se preparen varias horas antes de su consumo para que estén más sabrosos, pero aún así, estarán para chuparse los dedos. No olviden acompañarlos con un buen vino de Rioja.

    Caracoles a la manta
    Ingredientes: Caracoles, 3 cebollas, tocino, ajos, cuchara de harina, 1 litro de gaseosa Rietor, aceite de oliva, laurel, pimienta y sal.
    Modo de preparación: Los caracoles habrán de lavarse varias veces con sal y vinagre y cocerlos con laurel, hierba buena y sal. Disponer los caracoles en una cazuela y cubrir con gaseosa Rietor. Guisar a fuego lento hasta que estén cocidos. Aparte sofreir la cebolla, una hoja de laurel, el ajo y los caracoles escurridos. Remover y añadir la sal, la pimienta y los dados de tozino. Pasados 10minutos mezclar la harina en la cazuela hasta que esté bién seca y los caracoles bién integrados en el sofrito. Se sirve con una buena Coca Cola bién fría en un vaso con hielo y limón. .

    Caracoles con arroz
    Ingredientes : Pollo, caracoles, arroz, ajo, cebolla, tomate, pimiento, aceite, agua y sal.

    Modo de preparación: Los caracoles habrán de lavarse varias veces con sal y vinagre y cocerlos con laurel hierba buena y sal. Se hace un sofrito con el ajo la cebolla, el tomate y el pimiento. Anadiéndole los trozos de pollo y los caracoles y esperamos a que se dore le pollo. Le ponemos agua y sal, esperamos a que hierva, dejandolo un rato echamos el arroz. Existe otra manera de proceder que consiste en no ponerle ningún tipo de carne y una vez hecho el sofrito añadirle pimentón y ajo molido. Los caracoles los pondremos convenientemente limpios y cocidos después de comenzar a hervir el agua, en el momento que pongamos el arroz. Se sirve con un buén vino y sin pan.

    Caracoles en salsa
    Ingredientes: Carne de pollo, caracoles, almendras fritas molidas, hierba buena, ajos, laurel, cebolla, perejil, pimienta y una guindilla
    Modo de preparación: Los caracoles deben lavarse varias veces con sal y vinagre, y cocerlos con laurel, hierba buena y sal. Se hacen trozos con la carne de pollo y se ponen en una sartén con ajos, cebolla y tomate, sofriéndolo bién todo. Seguidamente le ponemos las almendras fritas, los caracoles y un poco de agua y lo dejamos que hierva. Cuando comience a hervir le añadimos dos tallos de hierba buena, una hoja de laurel perejil, pimienta y una guindilla y lo mantenemos a fuego lento durante unos minutos. A este caldo se le añaden patatas fritas cortadas en redondo y que no estén crugientes. Se sirve con un buén vino y un poco de pán para mojar. .

    CARACOLES CON REUILLY Y PORCINI
    Coccion:
    20 minutos
    Ingredientes:
    - 4 docenas de caracoles Ducs de Boourgogne
    - 100g de Porcini Boscovivo o Borde
    - 150g + 100g de chalote
    - 200g de zanahoria
    - 200g de cebolla
    - 100g + 100g de mantequilla
    - 50g de perejil
    - 30g de ajo
    - ½ litro de vino blanco seco
    - ½ litro de vino tinto
    - 300 ml de caldo de carne
    - 1 ramito

    Cocer loa caracoles en un caldo de vino blanco con zanahoria, cebolla y 150g de chalote picados y el ramito durante una hora. Escurrirlos.
    Saltear los caracoles en 100g de mantequilla con los Porcini rebanados.
    Añadir el ajo y el perejil finamente picado - Estofar algunos minutos.
    En una olla, hacer reducir el vino tinto con 100 g de chalotes, luego añadir el caldo de carne y batir la salsa con 100g de mantequilla
    Adornar con las rebanadas de Porcini salteadas con mantequilla.

    HOLADRES DE ESCARGOTS O CARACOLES SOBRE SALSA DE PEREJIL A LA CREMA-
    Ingredientes:
    2 docenas de escargots
    24 voulevants u hojaldres pequeños
    8 dientes de ajo
    1 taza de perejil
    ½ taza d vino blanco
    200 grs. de mantequilla
    3 echalotes
    1 cda. de finas hierbas
    Sal y pimienta al gusto

    Preparación:
    Cocinar los escargots o caracoles en vino blanco con los echalotes picaditos y las finas hierbas.
    Mezclar la mantequilla con el ajo y el perejil triturado en un procesador de alimentos. Aliñar con sal y pimienta al gusto.
    Colocar un escargot o caracol en cada hojaldre y con una cucharita colocar la crema de ajo y perejil.
    Prender el horno a 350º C.
    Calentar los escargots dentro del hojaldre en una bandeja para hornear por 10 minutos en el horno precalentado.
    Preparar la salsa de perejil a la crema y colocar 3 ó 4 cucharadas de salsa caliente en el fondo de cada plato. Encima, colocar 4 voulevants de escargots, y adornar con perejil.

    Salsa de perejil a la crema

    Ingredientes:
    1 ½ taza de crema de leche
    4 dientes de ajo
    ½ taza de perejil fresco
    2 cdas. de mantequilla
    Sal y pimienta al gusto

    Preparación:
    Machacar los dientes de ajo.
    Triturar el perejil.
    Sudar en una sartén la mantequilla, el ajo machacado y el perejil triturado.
    Agregar la crema de leche y sazonar con sal y pimienta al gusto.
    Sirve de pasapalo o de entrada, poniendo varios en un plato.
    Maridaje recomendado: una buena Champaña Extra Brut


    OTRA RECETA:

    Ingredientes para 4 personas:
    • 4 docenas de Caracoles,
    • 1/2 Kg. de Tomates maduros,
    • 1/2 Kg. de Cebollas,
    • 100 gr. de Tocino de panceta muy magroso,
    • 100 gr. de Almendras,
    • 2 dientes de Ajo,
    • 1 Guindilla,
    • 1 cucharadita de Pimentón dulce, Aceite de oliva y Sal.
    Preparacion: Lavamos los caracoles (debidamente purgados con anterioridad), y los ponemos en una cacerola, con agua que los cubra sobradamente y un poco de sal, al fuego, donde los mantenemos hirviendo durante unos 5 minutos aproximadamente. Preparamos aparte un sofrito con los tomates y las cebollas muy picados. Al final incorporamos la cucharadita de pimentón dulce, para que este no se queme. Cortamos el tocino de panceta en daditos y con la guindilla y agua de la usada para hervir los caracoles, se pone a hervir junto con el sofrito, hasta que el tocino este tierno. En ese momento agregamos las almendras (previamente fritas) y los ajos (todo ello triturado).
    Cuando el conjunto empiece a hervir, incorporamos los caracoles, corregimos de sal y dejamos en el fuego 5 minutos más. Conviene vigilar el agua por si fuese necesario añadir.


    UNA MAS!:

    Coloque los caracoles en la olla con el tomillo y el laurel, cubra con agua y lleve a fuego lento, hasta que saquen las cabezas. Entonces, suba la llama a media/alta y deje cocer durante 1 h.
    Cuando falten unos 7 min. para que se cumpla ese tiempo o para servir, vierta el aceite en la olla pequeña, añada los ajos y cocine a fuego medio/bajo hasta que estén dorados
    Entonces, retire los ajos con la espumadera, mezcle el aceite caliente con el perejil y salpimente a gusto. Presente los caracoles bañados con el aceite tibio.

    • Un kilo de caracoles;
    • media cebolla;
    • un diente de ajo;
    • 100 gramos de manteca de cerdo;
    • 100 gramos de miga de pan;
    • una cucharadita de hinojo;
    • un pellizco de pimienta negra molida;
    • un pellizco de nuez moscada;
    • una hoja de laurel;
    • una cucharada de zumo de limón;
    • agua;
    • aceite de oliva y sal.
    Preparación: Una vez limpios, los caracoles se cocer en agua abundante y se sacan de sus cáscaras guardando éstas. Tras quitarles la parte de los intestinos, y bien escurridos, se sofríen en la sartén con aceite y se reservan.

    Mientras tanto se mojan en el mortero el diente de ajo, la cebolla picada, la miga de pan humedecida con agua, las especias y las hierbas aromáticas, incorporando enseguida la picada a la sartén. Se rectifica de sal y se cocer levemente el conjunto incorporando el zumo de limón.
    Cuando la salsa está bien ligada se guarda una parte y el resto se mezcla con los caracoles, introduciendo el relleno resultante en las cáscaras guardadas. Los caracoles recompuestos se colocan boca arriba en un asador que se introduce en el horno, a fuego mediano, durante diez minutos, a la hora de servirlo.

    Bon appétit!
    Que los disfruten!
IR ARRIBA