la estancia del mojon

1
LLovía torrencialmente

en la estancia del mojón

como adorando el fogón,

estaba tuita la gente

dijo un viejo de repente,

les voy a contar un cuento,

ahora que el agua y el viento

traen a la memoria mía

cosas que naides sabía

y que yo diré al momento.



2 Tal vez tenga que luchar

con mas de un inconveniente,

pa qué resísta la mente

al cuento sin lagrimiar

pero DIOS que supo dar

pacencia a mi corazón

tal vez llegue a la ocasión

de alumbrar con sus reflejos

el alma de un gaucho viejo

que ya lo espera el cajón.



3 Alcansenme un amargo

pa que suavice mi pecho

y voy a dentrar derecho

al asunto porque es largo

haré juerza sin embargo

pa llegar hasta el final

y si atiende cada cual

con espiritu sereno

verán como un hombre bueno

llegó a hacerse un criminal.



4 Sesenta años quien diría

que yo vivo en estos pagos

sin conocer mas halagos

que la gran tristeza mía.

Sesenta años no es un día,

deben tenerlo por cierto

que si mis dichos no han muerto

aún tengo la virtud

de ser pa la juventud

lo mesmo que un libro abierto.



5 Ivan a golpiar las manos

por lo que el viejo decia

pero una lagrima fría

los detuvo a los paisanos.

Hay sentimientos humanos

dijo el viejo conmovido

que los años con su ruido

no borran de la memoria,

este cuento es una historia

que pa mi no tiene olvido.



6 Allá en mis años de mozo

y perdonen la distancia

sucedió que en esta estancia

hubo un crimen misterioso.

En un alazan presioso,

llego aqui un desconocido

mozo lindo bien cumplido

que al hablar con el patrón

quedó en la estancia de pión

siendo después muy querido.



7 Al poco tiempo nomás

el amor lo picoteó

y el mocito se casó

con la hija del capataz.

Todo marchaba al compás

de la dicha y del amor

y pa grandeza mayor

DIOS les mando con cariño

un blanco y presioso niño

mas bonito que una flor.



8 Iban pasando los años

muy felices un su choza

ella alegre y buena moza

y el fuerte y sin desengaño.

Por un misterioso extraño

llegaron a la traicion

deshizo del mocetón

sus mas queridos anhelos

y el fantasma de los celos

se clavó en su corazón.



9 Aguantó el hombre callao

hasta dar con la evidencia

y un dia fingío una ausencia

que jamás había pensao,

dijo que tenía un ganao

que llevar a la tablada

y era una buena bolada

pa ganarse algunos pesos

así entre risas y besos

se despidió de su amada.



10 A la una de la mañana

del otro día justamente

llegó el hombre redepente

convertido en fiera humana

y de un golpe hecho la ventana

contra el suelo en mil pesazos

y avanzando a grandes pasos

ciego de rabia y dolor

vido que su único amor

descansaba en otros brazos.



11 Enseguida se sintió

despues un cuerpo cayó

y otro cuerpo en el momento,

ni un quejido ni un lamento

salió de la habitación.

Pa concluir su misión,

Cuando los vido difuntos

los enterró a los dos juntos

donde hoy esta ese mojón.



12 En la estancia se sabía

que la ingrata lo engañaba

pero a el naides le decía

la desgracia en que vivía

por eso la polecía

no hizo caso mayormente

pues dijeron la inocente

se fué con el gavilán

en cambio los dos están

descansando eternamente.



13 Ahijuna gritó un paisano

si es verdad lo que habla el viejo

ese era un gaucho canejo

yo le besaria la mano.

Yo soy,le gritó el anciano

venga m´hijo y besemé

yo fuí aquel que maté

a su madre desgraciada

porque en la cama abrazada

con otro hombre la encontré.



14 Hizo bien tata querido

dijo el hijo sin encono

venga viejo lo perdono

por lo mucho que ha sufrido

pero aura tata le pido

que no la maldiga más

que si fué mala y audaz

por mi perdónela padre

que una madre ,siempre es madre

dejela que duerma en paz.



15 Los dos hombres se abrazaron

como nunca lo habían hecho

juntando pecho con pecho

como dos niños lloraron

padre e hijo se besaron

pero con tal sentimiento

que el humano pensamiento

no puede borrar hasta ahora

la escena conmovedora

de aquel trágico momento.



16 Los ojos de aquella gente

con el llanto se inundaron

y todos mudos quedaron

ante el silencio imponente.

Volvió a decir nuevamente:

Alla estan en el mojón.

Y poniendo el corazón

el anciano en lo que dijo

le pidió perdón al hijo

y el hijo le dió el perdón.



fin



Trasladado de un manuscrito que tenía mi abuela.

No dice nada del autor y me tomé la libertad de modificar algunos versos. Parece que este verso pertenece a una obra mayor que se perdió(eso me parece a mi)

¿alguien conoce al autor y a la obra original y completa?

Noten que todos las estrofas son de 10 versos,execto la11 que tiene 9.

Es evidente que falta uno porque dice:enseguida se sintió

Luego un cuerpo cayó

Esto no tiene sentido, debe faltar un verso entre los dos.

Perdonenme la ortografia,si alguien tiene una copia mejor o mas completa

Por favor publiquenla.el autor: anónimo¿quién lo conoce?

GUSTAVO HORACIO