Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

Encuesta

Votantes
16

Resultados de la encuesta

Hacia donde te vas?

  • Tomás la salida hacia la carretera y te vas?

    6.25%
    1 Votos
  • Decidís tratar de averiguar más sobre tu realidad y seguís a Ofi?

    93.75%
    15 Votos

Debes estar registrado para poder votar

      • 2,407
      • mensajes
      • miembro desde
      • 05/12/06
    #1 Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)
    El hacha temblaba en tu mano, la sangre de Luis, todavía caliente, corría por el mango del arma y tus manos. La escena era espantosa, eran muchos mas que ustedes, si corrías difícilmente te atraparían esos bárbaros. Pero al girar a tu alrededor viste a Rita y a varias mujeres gritando, con el terror en sus caras y a Carlo y Ofi con una desesperación exasperante, moviendo el muro, para sellar la puerta. Te diste cuenta que no podías dejar a esa pobre gente sola, aunque no le ibas a ser de mucha ayuda no eras un cobarde y no eras hombre de huir.

    Apretaste la empuñadura del hacha y corriste a ayudar a mover esa especie de portón. Entre todos y apurándose al tranco de los Bravos lograron tapar la salida de la galería. El portón iba a impedir que entraran todos juntos, pero no impedía que se colaran de a varios por los costados.

    Cuerpo que entraba, cuerpo que era golpeado por un palo, por una piedra o por alguna que otra arma de filo con la que contaban los Tilos. Uno de los Bravos logro pasar y se reincorporó con una agilidad tremenda. Tiro con al velocidad del rayo una especie de hacha de mano hacia la celda del que estaba encerrado y reventó uno de sus barrotes. El enorme hombre cautivo destrozo lo que quedaba de celda y salió eufórico de su cautiverio. Era una bestia enceguecida, golpeaba con una furia atroz a cuanto Tilo se le cruzaba, arremetían contra él de a dos o tres y desaparecían en el acto, conectados por tremendos golpes y patadas del salvaje Bravo.

    Lograron penetrar el portón varios Bravos más, vos y los defensores de la entrada retrocedieron ante los ataques. Junto a tu retroceso aparecieron un puñado más de Bravos que dispararon hacia el fondo de la sala, para ayudar al que los Tilos tenían por rehén, aunque no fue necesario porque solo ya se estaba encargando de la mitad de los hombres de Ofi.

    Un Bravo te embistió con una roca en forma de garrote, lograste esquivarlo y con tu hacha cercenaste su brazo completo. Tomaste el hacha con las dos manos y haciendo mucha fuerza, descargaste un certero golpe a su cuello. Su cabeza rodó por los aires al tiempo que su cuerpo caía de rodillas decapitado frente a vos.

    Dos más te atacaron y blandiendo hachazos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda cortaste su torsos y los inutilizaste para la batalla. Otro te atacó por detrás y, gracias a un grito de Carlo, tu giro vino acompañado de un feroz hachazo que termino incrustando el filo del arma bajo el pecho del atacante.

    Un par mas corrieron la misma suerte que el primer Bravo. Lo que te llamó la atención fue ver, entre hachazo y hachazo la destreza que tenía Ofi para luchar. Estaba solo el viejo, solo con un bastón largo, propiciando golpes por doquier a su alrededor. En torno a él yacían varios Bravos tendidos, con huesos rotos y cráneos sangrantes.

    La potencia y la velocidad de su bastón era atroz, en ese instante descubriste por que era el líder. Se movía con la agilidad de un atleta y esquivaba cuanto puñetazo, piedrazo o palazo le trataran de dar. A diferencia de esta gacela de combate estaba Carlo. La bestia de Carlo, ensangrentado y cortajeado de pies a cabeza daba fuertes golpes al tiempo que recibía de todos los flancos. Era incansable, tenía la cara demolida por los palos y sin embargo seguía en pie, rompiendo mandíbulas con cuanto elemento alcanzaran sus manos.

    Sin embargo la lucha era despareja, los Bravos estaban liquidando a todos los Tilos, y mucho mas de la mitad de su ejercito estaba tratando de penetrar el portón. La batalla iba a durar poco, los Tilos iban a caer, del otro lado de la sala el rehén con un par mas de Bravos estaban diezmando a gran parte de la fuerza de Ofi.

    Mientras tanto Meltor, Calero, Rivarosa, Brunel, Geicor y el A01 continuaban su cacería.

    Jefe... escuche esos gritos - dijo Calero. El A01 se comenzó a alterar y a respirar profundo.

    Que es eso? - preguntó Brunel mirando a Meltor

    Meltor se quedó pensativo un instante y comenzó a recordar. Hace varios años atrás él había estado a cargo del proyecto RESURRECCION, éste consistía en formar soldados nuevos con restos de soldados caídos en batalla. Luego de un tratamiento de recomposición genética le iban a dar la personalidad de un soldado asesino, una máquina de matar. Las pruebas fallaron, ya que dieron como resultado un ser inferior, mal formado e inútil. Antes de liquidarlos, los deformes lograron escapar, comandados por el O.F.I (Oficial de las Fuerzas de Inteligencia). O.F.I era lo más cercano a la perfección que habían logrado, pero les era inútil también, así que también iba a ser liquidado. El pobre ser escuchó su destino y armó una revuelta, huyendo con varios más hacia las cavernas aledañas al área militar. Meltor supuso que esos gritos eran de los deformes y decidió matar dos pájaros de un tiro.

    Escúchenme... ya que nos adentramos en las cavernas en la búsqueda de ese fisgón, vamos a terminar un trabajo pendiente que tengo. Carguen sus armas y prepárense para liberar al A01 - dijo decidido al grupo. La cacería ha comenzado.

    El grupo de cacería corrió en dirección a los gritos. Al cabo de unos minutos se detuvieron ante el paisaje que veían. Había alrededor de medio centenar de hombres grandes, con su torso desnudo, tratando de derribar un portón. Los hombres estaban eufóricos y sacudían al portón con todo lo que podían. Algunos lograban pasar del otro lado.

    Meltor reía para sus adentros, era un hombre nefasto y violento. Le había quedado sangre en el ojo luego del escape de los deformes. Habían cambiado su cargo a simple director de grupos de reconocimiento y esto lo hacía sentir que su momento de venganza había llegado.

    Absolutamente ninguno de los Bravos notó que cien metros tras ellos, una banda de cinco personas preparaban sus metrallas. En instantes una poderosa ráfaga de metralla se descargó contra la multitud pujante.

    Los Bravos estaban desconcertados, miraban hacia delante y pensaban que los disparos venían desde los Tilos. Ninguno logró darse media vuelta. Uno a uno caían liquidados. Los pocos que lograron retroceder y esquivar las balas fueron interceptados por el A01, quien con una violencia descomunal los descuartizaba a manotazos. Fue cuestión de segundos y los Bravos habían quedado diezmados. No quedó uno solo en pié. Meltor festejaba con disparos contra los moribundos cuerpos mientras corría a ver que era lo que había del otro lado del portón, donde aún se oían gritos. Tras él lo siguió el grupo completo, con el A01 a la par de Meltor.

    La batalla estaba perdida, solo quedaban en pié Ofi, Carlo, vos y un puñado de Tilos guerreando como podían. Los Bravos que habían logrado pasar del otro lado del portón se habían encargado de casi todo el ejército de Ofi. Este ordeno la retirada, todos trataron de escapar como pudieron. Vos seguías a Ofi, junto a Carlo.

    Ofi se dirigió hacia la salida que te había señalado Carlo, en la corrida divisó a Rita llorando sobre el cuerpo, ya muerto, de Clara. La tomo en sus brazos, la niña chillaba desconsolada, a gritos inentendibles llamaba a su madre. Los Bravos perseguían al grupo, y a piedrazos lograron derribar a tres soldados que huían junto a ustedes.

    Ofi, Carlo, Rita, vos y dos soldados más huían a toda prisa, los peñascazos de los Bravos se reventaban bajos sus pies y en los muros del estrecho pasaje. La corrida era desesperante, no daban a basto ni tus piernas ni los gritos de los despiadados Bravos.

    Tomaron hacia la derecha del pasaje y viste que el pasaje se angostaba, solo pasaban de a uno. Paso Ofi con Rita en sus brazos, luego Carlo y los dos soldados te dejaron pasar. Habían llegado a un abismo. La continuación del pasaje estaba a unos veinte metros de donde estaban parados y solo estaban unidas por un estrecho tronco. Los Bravos les pisaban los talones.

    Urgente, hay que atravesar el puente – dijo Ofi al tiempo que le cedía el turno a Carlo.

    Carlo con mucha torpeza y velocidad logro pasar el puente, que se tambaleó fuertemente. Luego fue tu turno, con los brazos abiertos y mirando hacia un punto fijo caminaste sin detenerte. El sudor frío recorría tu sien, el aire helado del abismo se hizo notorio en la mitad del puente, titubeaste un segundo, te detuviste, el pánico te atrapó. Muy lentamente comenzaste a mirar hacia abajo y el miedo a las alturas que sufrías de niño se hizo presente con mas fuerza que nunca, diste un paso en falso y en el momento que apoyaste el otro pié, tu rodilla cedió. Caíste del puente, en un zarpazo desesperado lograste tomarte de un costado. Carlo acudió de rodillas a ayudarte. Estiró su mano lo más que pudo y no lograba alcanzarte. La fuerza se te acababa, el sudor de tu mano se deslizaba por tu muñeca y tus dedos comenzaron a ceder. La desesperación no te permitía siquiera gritar.

    Los Bravos se acercaban y Ofi sabía que el puente no aguantaba el peso de dos personas, pero si se quedaba parado el fin iba a ser acribillado por esos salvajes. Tomó a Rita y encaró el puente, le ordenó a Carlo que se pusiera de pié en la otra orilla. Cuando llegó al lugar donde vos colgabas hamacó a Rita y la tiró sobre Carlo. Bajo si bastón de guerra y con la mano que te colgaba lograste tomarlo. Ofi cruzó sobre tus dedos y tiró fuertemente al tiempo que dejaba desplomar su cuerpo hacia donde estaba Carlo.

    Como un efecto palanca lograste elevarte y tomaste a Ofi de su mano. Cuando estuviste en tierra firme tu corazón se desbordaba. Ofi les ordenó a los dos soldados que se apuraran, pero sus órdenes llegaron tarde.

    Los Bravos los alcanzaron y luego de un pequeño combate cayeron al abismo los dos desgraciados, no sin antes llevarse a uno de sus enemigos. Carlo tomó el extremo del puente con sus manos y lo levantó de suelo, dejándolo caer al abismo. Del otro lado varios Bravos quedaron mirándolos a ustedes con furia y con bronca, habían logrado escapar. Atravesaron un pequeño pasadizo oscuro y salieron a una galería grande. Ofi te miró, basto tu mirada para agradecerle por lo que acababa de hacer.

    La salida está hacia allá, varios kilómetros abajo está la carretera – señaló Ofi

    Pero es que quiero saber por que llegué aquí y quienes son ustedes y todo este circo que acabo de presenciar – dijiste nervioso.

    Los Bravos van a conseguir algo para pasar por el abismo, me buscan y no van a parar hasta encontrarme, no pienso quedarme un instante más acá. Si queres podes seguirme, conozco toda la caverna, inclusive una entrada secreta a la base – dijo decidido Ofi.

    Ofi retrocedió y Carlo dio la media vuelta. Estabas otra vez entre la espada y la pared…
  1. ¿Este tema te pareció interesante? Compártelo!

    ¿No es lo que buscabas? Intenta buscar un tema similar

    11 comentarios / 1110 Visitas

      • 1,982
      • mensajes
      • miembro desde
      • 30/07/06
    12/03/2007
    #2 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    Sigo a Ofi

    SaLuDoSsSs

      • 53
      • mensajes
      • miembro desde
      • 29/01/07
    • Srta.Serenate
    12/03/2007
    #3 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    Obvio que sigo a Ofi!!!!
    Está buena esa de O.F.I.: Oficial de las Fuerzas de Inteligencia!! jaja

      • 673
      • mensajes
      • miembro desde
      • 25/06/05
    13/03/2007
    #4 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    Por supuesto que quiero saber mas.. y quiero mas acción.. por ende sigo al viejito Ofi, que capoo que es jaj!
    Che posta que se nota que te encantaban estas historias... hasta las descripciones y el vocabulario que usás es parecido. Como siempre, la verdad MUY BUENO...

      • 2,029
      • mensajes
      • miembro desde
      • 06/06/05
    • Rebozala Piscuí...
    13/03/2007
    #5 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    como siempre buenisima la historia! Espero la 6º parte!

      • 22,711
      • mensajes
      • miembro desde
      • 02/10/06
    13/03/2007
    #6 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    Ohh, esta vez no desentone con todos los demás, que milagro. jajajaja
    Y si, lo sigo a Ofi.

    • PoetaCamba
      Invitado
    13/03/2007
    #7 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)
    DE UNA !!!! Quiero saber quién es en realidad nuestro héroe?!!!!!!
    Muy buena!!!! Mis felicitaciones!!! Que allá más capítulos, porfa!
    Y si se acaba que sea con lujo y detalle!!!!!
      • 9
      • mensajes
      • miembro desde
      • 13/12/06
    13/03/2007
    #8 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    yo sigo a ofi
    hey martin aparte ke esta el la parte mas larga se me iso la mas interesante
    sigue asi oye y tambien ami mandame un mp cuando tengas la sibguente parte
    grasias karnal me mantienes entretenido kon la historia
    y kiero saber por ke me meto en tanto lio xD

      • 39
      • mensajes
      • miembro desde
      • 11/07/06
    13/03/2007
    #9 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    Martín, buenísima la historia pero quiero saber como sigue, me dejaste la intriga igual que la otra vez, porque no hablás con algun editor para publicar el libro, ¿no te parece?, quedo a la espera de noticias, seguí así que vas por buen camino, éxitos

    • -Underworld-
      Invitado
    14/03/2007
    #10 Re: Elige tu propia aventura! (QUINTA PARTE)

    En una parte me hacía acordar al warcraft III .. eso es lo bueno, que está bien armado.

    Esta vez sigo a Ofi, debe estar menos perdido que yo seguramente...

12 Último
IR ARRIBA