Reflexiones sobre la escritura

      • 2,993
      • mensajes
      • miembro desde
      • 18/10/01
    #1 Reflexiones sobre la escritura

    En el thread de la votación del último concurso de poesía hubo un amague de discusión, que luego se diluyó, acerca de la poesía en general, y las que aquí se publican en particular.

    Yo quiero rescatar el tema, porque me pareció interesante y tal vez resulte positivo debatirlo.
    Esto es lo que decía mabuse, y que ofrezco como disparador del tema:

    • "Lo que me parecería interesante es (...) plantearse algunas cosas respecto de la escritura de poesía, incluso respecto de lo que es la Poesía.

      "A mí me parece muy bien este concurso, un espacio para que cada uno escriba lo que quiera, en esa forma extraña que se da en llamar poema. Y me parece que puede funcionar como estímulo para que alguna que otra persona, luego, profundice en una poética propia. Pero hay que pensar bien en qué es Poesía, antes de definir aquello que uno escribió como poema.

      "Leyendo los poemas del concurso, hay algo que salta a la vista, y es la poca cantidad de lectura de poesía que hay en general. Por el tipo de recursos que suele utilizarse, se nota que hay muchos poetas escenciales para la formación de alguien que se dedique a escribir poemas que fueron salteados. Me resulta evidente que Grandes como Pound, Eliot, Lezama Lima, Vallejo, Mallarmé, etcétera, no forman parte del bagaje dominante en este espacio.

      "Y es muy difícil pretender manejar una técnica sin tener en cuenta las enseñanzas de los más calificados y profundos cultores de ella.

      "Por lo que (...) se nota que hay más intención de hablar sobre sentimientos que uno atraviesa, que en participar de la experiéncia de lo Poético.

      "Digo: No creo que "Poesía" sea escribir líneas que no lleguen al margen derecho de la página, expresando sentimientos que tendrían mejor ubicación en un diario íntimo que en otro espacio. Creo que ("Poesía") exige un compromiso, una investigación y un trabajo que trascienda la expresión de los propios sentimientos.

      "Me parece interesante la polémica, y creo que sería positivo analizar estas cuestiones puntualmente, así que si a alguien le interesa, invito a que lo hagamos y lo discutamos en función de los poemas que aquí concursan. Intentando un distanciamiento con el tema, sin ponerse a uno mismo de por medio, sino utilizando el material escrito en esos términos: Materiales, unos materiales llamados palabras, que combinados de determinadas maneras, provocan ciertos efectos."
    Espero sus opiniones.
  1. ¿Este tema te pareció interesante? Compártelo!

    ¿No es lo que buscabas? Intenta buscar un tema similar

    37 comentarios / 14721 Visitas

      • 344
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/03/02
    04/07/2002
    #2

    Escribir un poema es cierto, no es sólo transmitir sentimientos, es una forma de transmitirlos e implica un montón de recursos retóricos como la metáfora, las sinécdoques, las metonimias, las comparaciones, etc.

    Si bien con el correr de los tiempos las reglas poéticas se fueron relajando, eso no implica que la utilización de las figuras retóricas no sean escenciales para lograr un poema.

    Conocer las reglas, la evolución de la poesía como género literario es un trabajo que vale la pena. Reconocer la trascendencia del Mío Cid, de los poemas de Góngora y Quevedo como fundadores y re fundadores de la poesía es un primer paso.

    No sé, es sólo un esbozo de pensamiento.

      • 955
      • mensajes
      • miembro desde
      • 18/04/02
    04/07/2002
    #3

    Comparto lo que decís, Némesis, respecto de conocer esas formas clásicas. Lo que no estoy seguro es de que esas reglas, con el correr del tiempo, se hayan relajado. Y creo que ese es un gran riesgo de la poesía contemporanea.
    Quiero decir: Al optar por el verso libre, por ejemplo, el rigor que hay que aplicar para que las palabras y recursos elegidos generen una música, disparen a variedad de significaciones, constituyan, en definitiva, un hecho poético, es mucho mayor.
    Pensando en géneros, si te ponés a leer Un golpe de dados, de Mallarmé, o cualquier poema de Lezama Lima y su neobarroco, o el neobarroso de Perlongher, ves que el laburo con la palabra, y con ese eufemismo llamado "verso libre", es inmenso y riguroso.
    Ahora me tengo que ir, pero en otro momento voy a posteatr un par de ejemplos de esto que digo.
    Y cuando me refiero al riesgo, digo que en nombre del verso libre, hay muchos autores que lo que hacen es entregarse al facilismo de descuidar la música, el rítmo, la construcción que el trabajo poético debería exigir.

    Hasta pronto, y gracias Ciro por rescatar el mensaje.

      • 394
      • mensajes
      • miembro desde
      • 09/06/02
    04/07/2002
    #4

    No hay que descuidar sin duda, las formas esenciales de la poesia. El conocimiento tácito de los recursos, que considero necesario, permite exprimir hasta la ultima gota de una emocion. Y la poesia es precisamente derramar esas gotas sobre el papel. La fineza con que las gotas han sido depuradas son las que hacen resaltar a los poetas de prestigio.
    Por que considero esto... bueno, la poesia nos es mas que el plasmar una emocion (no confundir con sentimiento y no tiene que ser el amor por necesidad) o una impresion. Dudo que lo que haya sentido Quevedo al estar enamorado, difiera de lo que siente un chico de 13 años -con poca lectura de poesía encima- que atraviesa las mismas situaciones. Ahora, Quevedo nos regalo sus mejores lineas a partir de la misma sensacion de la que el chico no nos pudo dar mas que un verso rigido y sin sabor, como esos que vienen en los 2 corazones. Me entienden?
    Un ejemplo:

    Quevedo nos regalo (corrijanme si falla la memoria):

    Alma a que todo un Dios prision ha sido
    Venas, que fuego a tanto humor han dado
    Médula, que ha gloriosamente ardido
    Dejaran su cuerpo, no su cuidado
    Serán ceniza, más tendrá sentido,
    Polvo serán, más polvo enamorado...

    Esto es un caño de la literatura universal... y de la misma emocion:

    Dos lunas flotan en un mar lechoso
    Curvos surcos arquean esos pardos ojos
    y encuentran en suave felpa su reposo
    entre lacios flecos rojos - o no se que banana decia-

    O sea... la misma emocion, dos expresiones... la primera, ni hablar, una joyita. La segunda, una mancha negra en la pseudopoesia... La emocion es la misma; la expresion diferente Como se eso? ---> por que yo escribi la mierda de abajo cuando tenia 11 años y me sentia neruda... pero es una cagada a pilas.

      • 955
      • mensajes
      • miembro desde
      • 18/04/02
    05/07/2002
    #5

    Y está muy bien el correrse de la palabra "sentimiento", zeus. Esa que nos puede llevar al vicio del sentimentalismo, que es un vicio desagradable. De hecho toda la poesía oriental trabaja en correrse de eso, y está muy bueno lo que logra.

    Siguiendo con el rigor de la llamada poesía libre, transcribo un fragmento de un poema del gran maestro cubano José Lezama Lima. Se llama Llamado del deseoso.

    Deseoso es quien huye de su madre.
    Despedirse es cultivar un rocío para unirlo con la secularidad de la saliva.
    La hondura del deseo no va por el secuestro del fruto.
    Deseoso es dejar de ver a su madre.
    Es la ausencia del sucedido de un día que se prolonga
    y es a la noche que esa ausencia se va ahondando como un cuchillo.
    En esa ausencia se abre una torre, en esa torre baila un fuego hueco.
    Y así se ensancha y la ausencia de la madre es un mar en calma.
    Pero el huidizo no ve el cuchillo que le pregunta,
    es de la madre, de los postigos asegurados, de quien se huye.

    Bueno, este es solo el comienzo del poema. Si bien uno puede pensar que el verso libre permite una relajación, invito a analizar el ritmo interno sostenido, que se cruza, que matiza permanentemente este poema.
    Además de ciertas imágenes, como "Despedirse es cultivar un rocío para unirlo con la secularidad de la saliva".
    Son imágenes precisas, hiper laburadas en cada letra de cada palabra, y que inquietan, que no se dejan apresar por un sentido, que giran, que llevan al cerebro a girar, y la volvés a leer, y tu cerebro sigue girando, encontrando cosas, atajos, belleza.
    ¿Quién dijo que un poema tiene que ser facil de leer y de entender? Es más, los poemas que se entienden rápidamente y de manera unívoca, me inspiran desconfianza.

      • 344
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/03/02
    05/07/2002
    #6

    Estoy de acuerdo en que el ritmo en un poema es esencial, justamente esa es la poesía. Cuando dije que se relajaban, tendría que haber dicho que se liberaban en el sentido justamente que rompían con las reglas de la métrica y de la rima. No del ritmo.

    La poesía no tiene que ser fácil de leer. Pero tampoco creo que hay que dejar de lado los sentimientos. El sentimiento es lo primero que aflora, luego hay que laburarlo. expresarlo bien.

    Aquello que se escribe sin sentimiento resulta muchas veces prosaico, sólo un ejercicio de estilo.

    Como decíamos, hay que sentir la emción y después saber expresarla, trabajarla, embellecerla...

      • 11,713
      • mensajes
      • miembro desde
      • 15/05/02
    07/07/2002
    #7

    Hummm... antes de opinar quiero aclarar que yo no conozco ni a la mitad de los autores que se comentaron acá... para que tengan una idea de quién viene la cosa. =) Pero bueno, pasa que rescato lo que dice Némesis de no alejarse del sentimiento, y no coincido con lo que dice mabuse acerca de desconfiar de la poesía que se entiende en una primera leída.
    Quizás yo desconfiaría más de la poesía que necesita mil leídas... no sé, quizás sea de vago, de cuadrado, y no es que me guste que una poesía diga "oh, te amo / quiero tener tu mano / vení que te lamo / y después con vos me encamo" que quedó tan clarito de entrada, pero tampoco me gusta cuando el autor se retuerce demasiado, se vuelve muy hermético o en favor del pulimiento y del excesivo detallismo se pierde algo de espontaneidad, algo de fluir, y un poema se me atranca por todos lados.
    Claro que acá ya entra en juego también la lectura que le da uno (cuándo no?), como esa profesora de literatura de 3er. año que encontraba sentidos ocultos hasta en las tildes de un poema... pero bueno, en definitiva me parece que acá cuando hablamos de "qué es poesía" para nosotros estamos hablando de "poesía" casi como un adjetivo.

    Saludos!

      • 955
      • mensajes
      • miembro desde
      • 18/04/02
    10/07/2002
    #8

    Pluma solitaria trastornada
    salvo que la encuentre
    o la roce
    un toque de medianoche.

    Dice Mallarmé en un golpe de dados.

    Cuando desconfío de lo rápidamente digerible, desconfío de todo el material cultural que no me pone en jaque, que no me hace trastabillar mi concepción del mundo. Intento en la lectura un corrimiento, un estar en otro lado, no un confirmarme en este, tan pobre. (Y por favor no malinterpreten, no digo que sea pobre mi vida ni nada de eso. Hablo del sistema de pensamiento líneal con que nos bombardean de todos lados. Hablo de la programación que nos es impuesta de manera conciente e interesada desde los medios, por ejemplo). Intento correrme de un sistema de pensamiento. Acercarme a la posibilidad de entrar en un mundo que me supere, que me quede grande, que me exija apertura y crecimiento. Por eso no disfruto de leer, por ejemplo, a Benedetti. No me interesa el retorcimiento en sí, al pedo, pero sí aquellos espacios que me permitan encontrar belleza y emoción a través de una forma que me sorprenda. Lógicamente, a medida que vas leyendo distintas cosas, se te van abriendo las posibilidades de disfrutar de algunos textos que antes te dejaban totalmente afuera. En algunos de esos textos uno puede sospechar belleza. ¿Vamos a echarle la culpa al autor, por no poder nosotros acceder a ella? Mi opción es no. Es intentar ponerme en zona de riesgo, correrme de mi recortada cosmovisión cotidian, acusarme, en todo caso, de cómodo, de leer con un piloto automático, y leen como viven, por lo tanto mi esfuerzo estará en crecer de lectura a lectura, y no en confirmarme en un estancamiento progresivo.
    Desde todos lados se nos imponen automatismos, que si tomamos un poco de distancia, muy poco, nos podemos dar cuenta de lo nocivos que son. Moverse, intentar uno tener ingerencioa sobre el propio modo en que los propios pensamientos suceden, en la propia manera de concebirse en el mundo, implica trabajo. Creo profundamente en ese trabajo, y en la dignidad profunda que otorga, y descreo en la misma medida de aquello que nos promueve a la comodidad, a la pasiva aceptación de aquello que nos viene programado. Y creo que la literatura es un gran espacio para hacer ese tipo de trabajos. Todo lo es, en realidad. Insisto: se lee como se vive.

      • 344
      • mensajes
      • miembro desde
      • 16/03/02
    10/07/2002
    #9

    Es interesante tu reflexión Mabuse. Y en un cierto punto acuerdo. Sobre todo en que no hay que cerrarse ante una primera lectura difícil. De todas maneras creo que una lectura difícil -y creo que estás de acuerdo, porque decís que no te gusta lo retorcido- no asegura un nuevo mundo, una sensación nueva, un maravillarse por algo. Lo que moviliza es nuestra propia comprensión del mundo y de la lectura como lectores, como pensadores, no lo que está escrito. Yo puedo pensar a Mallarmé, a Rimbaud como fabulosos creadores de belleza, como postura intelectual, lo que importa es qué hago yo con sus poemas, más allá de la comprensión. Es decir como influencia, como tamiz para las acciones de mi vida. Incluso cómo los critico. Saber qué puedo criticarles. Benedetti no tendrá las figuras retóricas y la sutileza de los poemas surrealistas y simbolistas, pero sin embargo logra encontrar la belleza en las pequeñas cosas, en la vida cotidiana. Eso no significa que haya que idolatrar la poesía de Benedetti. Lo importa es comprender, comprender y criticar libremente, saber que es posible hacerlo.

    Rechazar una cierta forma de escritura sólo por principio no me parece productivo. Me parece que lo invaluable y más rico descartar un estilo después de entenderlo, de conocerlo, después de realizar una crítica profunda. Hay que aprender de lo bueno y de lo malo para poder decir que se ha leído libremente, inteligentemente.

      • 955
      • mensajes
      • miembro desde
      • 18/04/02
    10/07/2002
    #10

    Ciertamente, Némesis, coincido mucho con lo que decís.
    Si uso a Benedetti es a modo de ejemplo, por gráfico y masivo, y no porque lo considere el peor del planeta, sino el más conocido de los que no me gustan. Ahora, creo que puede seguir sirviendo como ejemplo. Vos comentás la importancia de encontrar la belleza en las pequeñas cosas. Eso es algo que me parece muy bien. Lo que creo es que este señor desarrolla una forma y unos recursos que (puedo conceder que a mi vista) logran banalizarlas, más que celebrarlas, elevarlas o destacarlas. Quiero decir: son varios los poetas que encuentran la belleza en las pequeñas cosas, sin necesidad de apelar a los recursos que utiliza este, corriéndose del golpe bajo, del remate, del mero juego de palabras y del ingenio. (Considero al ingenio como muy pobre en tanto recurso poético, y muy primarios los recursos que enumeré recién).
    Pongamos unos ejemplos:

    Compañera,
    usted sabe
    que puede contar conmigo,
    no hasta dos ni hasta diez
    sino contar conmigo.

    Dice Benedetti.
    O, tomando otro fragmentito conocido:
    Porque te tengo y no
    porque te pienso
    porque la noche está de ojos abiertos
    porque la noche pasa y digo amor
    porque has venido a recoger tu imagen
    y eres mejor que todas tus imágenes
    porque eres linda desde el pie hasta el alma
    porque eres buena desde el alma a mí

    Encuentro (y en serio que no busqué ejemplos a propósito, sino que manotié lo primero que pintó) casi en cada línea aquellos recursos bajos y primarios que mencioné antes.

    Veamos otra gente hablando de cosas simples, de la belleza de las cosas simples, sin redundar, sin sentimentalizar: (cito fragmentos)

    Lorca:
    Su luna de pergamino
    Preciosa tocando viene
    por un anfibio sendero
    de cristales y laureles.
    El silencio sin estrellas,
    huyendo del sonsonete,
    cae donde el mar bate y canta
    su noche llena de peces.


    Ferlinghetti:
    ... y qué podía decir ella a su madre
    después de aquel momento en que se acostó lascivamente entre las flores chupetín
    en aquella calurosa ribera
    donde los helechos se desparramaban en el aire roto
    del aliento de su amante
    y los pájaros se volvieron locos
    y se tiraron de los árboles
    para catar caliente todavía sobre el suelo
    la derramada semilla del esperma.

    Ezra Pound:
    So-Shu soñó,
    y habiendo soñado que era un pájaro, una abeja y una mariposa
    quedó incierto de por qué debía tratar de sentirse otra cosa,

    de ahí su felicidad.


    Saint John Perse:
    ¡Los rios están sobre sus lechos como gritos de mujeres y este mundo es más bello
    que una piel de cordero pintada de rojo!

    Rimbaud:
    He tendido cuerdas de ventana a ventana
    guirnaldas de campanario a campanario
    cadenas de oro de estrella a estrella

    Y bailo


    Y dejamos afuera a muchos, a William Carlos Williams, a Michaux, a Li Po (mando una de él de toque, que me la acabo de acordar: Levanto el vaso e invito a la luna: / con ella y mi sombra seremos tres). Muchísimos.

    No digo nada terminante con todo esto. Solo que a veces, en nombre de las cosas sencillas, lo que se hace es repetir fórmulas reconocidamente eficaces en términos masivos. Y que quien quiera profundizar un poquitito nomás en la poesía, hace bien en dejar rápidamente atrás esas presencias. Qué son buenas, sobre todo, si funcionan como truchamente se descibe en los medios la acción de la marihuana: que por ahí empezás, y después pasas a las más duras.

    Pd: pego una pequeña mirada a lo que anoté y edito el post para hacer notar algo: en los poemas que cité, los que no son de Benedetti, fijate que no se menciona siquiera la palabra corazón, amor, ni se ponen maniqueamente sentimentales. Simplemente emanan, suscitan emoción, a través de la imagen y la forma. Ese es un gran punto.

123 ... Último
IR ARRIBA